¿Tiene efectos colaterales el CoronaVirus?

¿Tiene efectos colaterales el CoronaVirus?

Cuando uno creía haberse habituado a la velocidad de las noticias, nuevos hechos nos van llevando del miedo al asombro; las noticias acerca del CoronaVirus corren con una velocidad incluso superior a la propia epidemia; modifican nuestro estilo de vida, nos causan angustia e, incluso, impactan emocionalmente los mercados financieros y a los modelos mercantiles.

Si estábamos ya acostumbrados a nuestra observación y nuestros modos de análisis útiles apenas hace unos meses respecto de la guerra comercial entre USA y China, hoy tenemos que hacer frente a escenarios inéditos que, además, evolucionan con altísima velocidad.

La enfermedad afecta, en primera instancia al mega gigante asiático; corren versiones respecto al hecho de que cifras que mantenía el déficit comercial de USA en su relación con China se verá impactado por el paro de diversas plantas manufactureras; pero en realidad esto es apenas una de las manifestaciones de los hechos.

Uno de los aspectos más señalados es la reconversión industrial a gran escala; un fenómeno comparable a la reinvención industrial después de grandes periodos bélicos; este mes, por ejemplo, el fabricante del iPhone de Apple, Foxconn Technology Group, comenzó a desplegar líneas de producción de productos electrónicos inactivos en sus instalaciones de Shenzhen para hacer máscaras faciales quirúrgicas, inicialmente para sus trabajadores y luego para el público en general, para ayudar a aliviar la escasez mundial.

En el mismo sentido, el fabricante chino de automóviles BYD comenzó a fabricar máscaras y desinfectantes, mientras que su competidor SAIC-GM-Wuling, una empresa conjunta entre General Motors con sede en Detroit y SAIC afincada en Shanghai, están reacondicionando instalaciones industriales, en condiciones inertes y acépticas, necesarias para comenzar a producir máscaras faciales a gran escala, según EE Times.

Pero en el fondo, un componente sustancial de los mercados es la parte emocional, nos referimos a fenómenos que no necesariamente tienen respaldos racionales o que parecieran estar al margen del sentido común; referentes sentimentales, ideológicos, preferencias que se reflejan, por ejemplo, en situaciones que están sufriendo las marcas.





Hace apenas unos días las noticias en la radio dieron a conocer que los primeros casos de coronaVirus habían sido confirmados en México., en nuestra charla el tema no puede ser soslayado y lo primero que me pregunto es un “meme” que me ha llegado a mi teléfono; en un refrigerador, una cerveza Corona aparece aislada frente a una docena aterrorizada de bebidas de marcas diversas; la broma se repite con ciertas variantes y, en efecto, varios medios confirman lo que me temía, la bebida está sufriendo caídas de ventas en algunos puntos a raíz de la relación de su nombre con la desafortunada epidemia. Es irracional e injusto, pero el hecho está ahí y, como comentamos con los expertos de CREDITUM, a veces se nos olvida que los mercados tienen mucho de irracional y de emocional, este es uno de esos casos.

En otros casos, hemos visto la demanda desenfrenada de artículos desinfectantes en las cadenas comerciales en nuestro país, en Asia a este respecto, el gigante tecnológico chino Alibaba ha aprovechado su imperio minorista, logístico y financiero para actuar casi como un regulador, cuando aumentó la demanda de máscaras y desinfectantes, el sitio de comercio electrónico Taobao de Alibaba, el más grande del mundo, envió mensajes severos a los comerciantes advirtiéndoles que no intentaran sacar provecho de la crisis al aumentar los precios de estos artículos buscados. En este sentido, no son solo quienes ofrecen los productos quienes actúan como protagonistas del mercado, somos también los consumidores y antes de recurrir, como fuentes de información a las redes sociales, cuyas tendencias tienen una facilidad natural para ser manipuladas, escuchemos a los científicos, a los médicos; a quienes tienen en sus manos toda la información útil que, dicho sea de paso, nos llegue interpretada de manera que sea tan comprensible como utilizable. La histeria y el miedo en esta, como en todas las decisiones es mala consejera.

Los consumidores como los mercados financieros estos que son tan especulativos y aquéllos que son emocionales, han reaccionado con pánico ante esta epidemia, llevando las bolsas a bajas históricas; es probable que sea la marea del primer golpe, pero conforme la evolución de la enfermedad, que es estacionaria y cuya mortandad es menor a la que han presentado otros análogos históricos, tenderán a traer tranquilidad. Lo importante es no hacer el juego a quienes apuestan por la histeria y el miedo, ellos, a final de cuentas pagarán los precios de sus riesgos cuando todo pueda ser controlado, claro, siempre que colaboremos con tranquilidad escuchando a los que saben, es decir, a los expertos.


César Benedicto Callejas
Abogado. Analista.
@cesarbc70

Publicado en 03/03/2020 Home, Economía 0 237

Dejar un comentarioDejar una respuesta

Ant.
Sig.